miércoles, 2 de diciembre de 2020

CRUZ DE SAN DAMIÁN

 

 



 

La Cruz de San Damián es un famoso crucifijo que se encuentra en la basílica de Santa Clara en la ciudad de Asís, Italia. Se hizo muy conocido debido a la conexión que tiene con san Francisco de Asís. La historia cuenta que un día Francisco Bernardone (luego san Francisco) se encontraba rezando en la iglesia de san Damián que estaba en ruinas. Rezaba delante de esta cruz colgada en aquella iglesia y escuchó un mensaje de Jesús que le decía: “Francisco, ve y repara mi casa que, como ves, está toda en ruinas”.

Cuando santa Clara de Asís manifestó a san Francisco su deseo de vivir según su regla de pobreza, llevaron el crucifijo de san Damián al convento donde vivían santa Clara y sus compañeras. Para no perder el origen de este símbolo, tiempo después se creó una copia de la cruz para mantenerla en su posición original dentro de la iglesia de San Damián.

Se desconoce el autor de la Cruz de san Damián, pero se dice que fue realizada cerca del año 1100. Es una cruz latina, completamente de madera de nogal, y pintada.

La imagen de Jesús en el centro tiene los brazos extendidos y está mirando al cielo. Los personajes que podemos ver representados a su lado están relacionados con la vida de Jesuscristo, como la Virgen María y Juan el apóstol a su derecha (en el lado izquierdo si miramos la cruz de frente) y a su izquierda María Magdalena, María (la madre de Santiago y José) y el centurión que exclamó que realmente Él era el hijo de Dios. También al lado del centurión se ve la cabeza de otro personaje que no se sabe a ciencia cierta a quién representa. La figura pequeña a la derecha (al lado de la Virgen María) es Longinos, el soldado romano que golpeó con la lanza a Jesús, y el otro pequeño, justo en frente de Longinos se dice que es el soldado que le ofreció la esponja bañada en vino y vinagre a Jesús.

En los brazos podemos ver las manos de Jesús sangrando con tres ángeles que le rodean en cada mano (seis ángeles en total).

En la cúpula se puede ver la imagen de Cristo ascendiendo al cielo representado dentro de un círculo con una descripción debajo en latín que dice: Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos. También se puede observar la mano derecha de Dios con dos dedos extendidos (interpretando que da la bendición a su hijo por su sacrificio) y diez ángeles que rodean a Jesús, cinco por cada lado.

La imagen de la parte de abajo de la cruz no está bien conservada, pero se puede ver el gallo de las negaciones de Pedro y las figuras de san Pedro y san Pablo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario