viernes, 31 de octubre de 2014

PARÁBOLA DEL PADRE MISERICORDIOSO o DEL HIJO PRÓDIGO – PARTE 3



Parábola del Padre Misericordioso o del Hijo Pródigo (Lc 15, 11-32)

«Jesús dijo también: ‘Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte de herencia que me corresponde”. Y el padre les repartió sus bienes. Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía y se fue a un país lejano, donde malgastó sus bienes en una vida licenciosa. Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comenzó a sufrir privaciones. Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos. Él hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Entonces recapacitó y dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de hambre! Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros”. Entonces partió y volvió a la casa de su padre.
Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente; corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: “Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo”. Pero el padre dijo a sus servidores: “Traigan en seguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado”. Y comenzó la fiesta.

El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la casa, oyó la música y los coros que acompañaban la danza. Y llamando a uno de los sirvientes, le preguntó qué significaba eso. Él le respondió: “Tu hermano ha regresado, y tu padre hizo matar el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo”. Él se enojó y no quiso entrar. Su padre salió para rogarle que entrara, pero él le respondió: “Hace tantos años que te sirvo, sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos. ¡Y ahora que ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero engordado!”. Pero el padre le dijo: “Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo. Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”’.»

PARÁBOLA DEL PADRE MISERICORDIOSO o DEL HIJO PRÓDIGO – PARTE 2



Parábola del Padre Misericordioso o del Hijo Pródigo (Lc 15, 11-32)

«Jesús dijo también: ‘Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte de herencia que me corresponde”. Y el padre les repartió sus bienes. Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía y se fue a un país lejano, donde malgastó sus bienes en una vida licenciosa. Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comenzó a sufrir privaciones. Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos. Él hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Entonces recapacitó y dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de hambre! Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros”. Entonces partió y volvió a la casa de su padre.
Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente; corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: “Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo”. Pero el padre dijo a sus servidores: “Traigan en seguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado”. Y comenzó la fiesta.

El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la casa, oyó la música y los coros que acompañaban la danza. Y llamando a uno de los sirvientes, le preguntó qué significaba eso. Él le respondió: “Tu hermano ha regresado, y tu padre hizo matar el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo”. Él se enojó y no quiso entrar. Su padre salió para rogarle que entrara, pero él le respondió: “Hace tantos años que te sirvo, sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos. ¡Y ahora que ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero engordado!”. Pero el padre le dijo: “Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo. Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”’.»

PARÁBOLA DEL PADRE MISERICORDIOSO o DEL HIJO PRÓDIGO - PARTE 1




Parábola del Padre Misericordioso o del Hijo Pródigo (Lc 15, 11-32)

«Jesús dijo también: ‘Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte de herencia que me corresponde”. Y el padre les repartió sus bienes. Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía y se fue a un país lejano, donde malgastó sus bienes en una vida licenciosa. Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comenzó a sufrir privaciones. Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos. Él hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Entonces recapacitó y dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de hambre! Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros”. Entonces partió y volvió a la casa de su padre.
Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente; corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: “Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo”. Pero el padre dijo a sus servidores: “Traigan en seguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado”. Y comenzó la fiesta.
El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la casa, oyó la música y los coros que acompañaban la danza. Y llamando a uno de los sirvientes, le preguntó qué significaba eso. Él le respondió: “Tu hermano ha regresado, y tu padre hizo matar el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo”. Él se enojó y no quiso entrar. Su padre salió para rogarle que entrara, pero él le respondió: “Hace tantos años que te sirvo, sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos. ¡Y ahora que ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero engordado!”. Pero el padre le dijo: “Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo. Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”’.»

lunes, 20 de octubre de 2014

BEATO TIMOTEO GIACCARDO

Fiesta: 19 octubre


El beato Timoteo Giaccardo nació en Narzole, Italia, el 13 de junio de 1896. Siendo aún muy joven se encontró con el padre Santiago Alberione y entró en el seminario de Alba.

Sensible a las necesidades de los tiempos y abierto a los nuevos medios de evangelización, en 1917 con el consentimiento de su obispo, pasó del Seminario a la naciente Sociedad San Pablo (fundada por el padre Alberione), que tiene como carisma la evangelización con los medios de comunicación social.

Fue el primer sacerdote paulino, ordenado el 19 de octubre de 1919. En enero de 1926 fue enviado a Roma para dar inicio a la primera casa filial de la Congregación.

En 1936 regresó a Alba como superior de la Casa Madre. Fue Vicario general de la Sociedad San Pablo desde 1946, colaborador fidelísimo del fundador, se prodigó sin descanso a favor de las demás congregaciones fundadas por Alberione (la "Familia Paulina").

Ofreció su vida para que se reconociera en la Iglesia la congregación de las Pías Discípulas del Divino Maestro (congregación también perteneciente a la Familia Paulina). Murió en Roma el 24 de enero de 1948.

EI  22 de octubre de 1989 fue proclamado beato por el papa Juan Pablo II.

lunes, 13 de octubre de 2014

BEATO PABLO VI, PAPA

Fiesta: 26 de septiembre






















Juan Bautista Montini nació en Italia el 26 de septiembre de 1897. En 1916 entró en el seminario de Brescia para estudiar y convertirse en sacerdote. Ya como sacerdote entró a trabajar en la Secretaría de Estado del Vaticano. Fue nombrado Obispo y luego Cardenal. Fue Arzobispo de Milán. Cuando murió el papa Juan XXIII, en el año 1963, lo eligieron a él para ser el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, así se convirtió en el Papa nº 262. Tomó el nombre de Pablo VI, y sucedindo a Juan XXIII tuvo que continuar con el Concilio Ecuménico Vaticano II, la gran obra que el pontífice anterior no había alcanzado a terminar. Después de que el Concilio hubiera finalizado, Pablo VI se hizo cargo de la interpretación y aplicación de sus mandatos. La magnitud y la profundidad de las reformas afectaron a todas las áreas de la Iglesia.
Durante su pontificado, Pablo VI fomentó las relaciones ecuménicas con las iglesias ortodoxas, anglicanas y protestantes, dando lugar a muchas reuniones y acuerdos históricos. Pablo VI buscó el diálogo con el mundo, con otros cristianos, otras religiones y ateos, sin excluir a nadie.
Se convirtió en el primer papa en visitar los cinco continentes, Con sus diez viajes por el mundo, abrió nuevas vías para el papado, que fueron continuadas por sus sucesores. Viajó a Tierra Santa en 1964, donde se reunió con el Patriarca de Constantinopla Atenágoras I, logrando en 1965 la revocación de los decretos de excomunión mutua lanzados en 1054 y que habían dado lugar al Cisma de Oriente y Occidente.
El papa Pablo VI murió el 6 de agosto de 1978. 

lunes, 6 de octubre de 2014

NUESTRA SEÑORA DEL PILAR

Fiesta: 12 de octubre

























Esta advocación mariana proviene de la aparición más antigua de la Santísima Virgen María. La tradición cuenta que alrededor del año 40, la Virgen se le apareció en “carne mortal” al apóstol Santiago el Mayor, a orillas del río Ebro, cuando ella aún vivía en Éfeso. El apóstol, siguiendo el mandato de Jesús de ir por todo el mundo a predicar el Evangelio, había llegado hasta España, pero se encontraba desanimado por los problemas para evangelizar aquella región. 
Animado por esta aparición, y por mandato de la Virgen, Santiago junto a los siete primeros convertidos de aquel lugar edificaron una primitiva capilla de adobe en la vera del río Ebro. En aquella capilla colocaron la columna de jaspe que la Virgen les había dejado como testimonio de su visita, esta columna es conocida popularmente como «el Pilar», y aún hoy es venerada en aquel lugar.
Este testimonio está plasmado en un manuscrito de 1297, época en que comenzó la devoción a esta advocación con las primeras peregrinaciones.
Con el paso del tiempo, la gente de Zaragoza fue mejorando la primitiva capilla, hasta llegar a construir una inmensa y preciosa Basílica. 
En 1642 la Virgen del Pilar fue proclamada patrona de Zaragoza, en 1678 patrona de todo el Reino de Aragón y también patrona de la Hispanidad. 

domingo, 28 de septiembre de 2014

LOS DOCE APÓSTOLES


La institución de los Doce
Mc 3, 13-19
Después, Jesús subió a la montaña y llamó a su lado a los que quiso. Ellos fueron hacia él, y Jesús instituyó a Doce para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con el poder de expulsar a los demonios. Así instituyó a los Doce: Simón, al que puso el sobrenombre de Pedro;  Santiago, hijo de Zebedeo, y Juan, hermano de Santiago, a los que dio el nombre de Boanerges, es decir, hijos del trueno; luego, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Tadeo, Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó.





La elección de Matías
Hechos 1, 15. 21-26
Uno de esos días, Pedro se puso de pie en medio de los hermanos –los que estaban reunidos eran alrededor de ciento veinte personas– y dijo: «Es necesario que uno de los que han estado en nuestra compañía durante todo el tiempo que el Señor Jesús permaneció con nosotros, desde el bautismo de Juan hasta el día de la ascensión, sea constituido junto con nosotros testigo de su resurrección». Se propusieron dos: José, llamado Barsabás, de sobrenombre el Justo, y Matías. Y oraron así: «Señor, tú que conoces los corazones de todos, muéstranos a cuál de los dos elegiste para desempeñar el ministerio del apostolado, dejado por Judas al irse al lugar que le correspondía». Echaron suertes, y la elección cayó sobre Matías, que fue agregado a los once Apóstoles.




domingo, 7 de septiembre de 2014

NUESTRA SEÑORA DEL MILAGRO DE SALTA

Fiesta: 13 de septiembre



Ciudad de Salta, Argentina. 1692. Según la tradición, la imagen de la “Virgen de la Pura y Limpia Concepción” ya estaba en Salta hace mucho tiempo y pertenecía a una familia del lugar. Dicha familia celebraba la fiesta de la Natividad de la Virgen María (8 de septiembre) llevando la imagen a la Iglesia Matriz (hoy Catedral Basílica de Salta). Providencialmente, ese año de 1692, la imagen quedó en el Templo unos días más.
La imagen estaba allí cuando comenzaron los terribles terremotos del 13 de septiembre de 1692 en la zona de Salta. La Ciudad de Esteco, que era centro geográfico y comercial de la región, se hundió quedando totalmente arruinada. La gente de Salta, desolada, se dirigió a la plaza y algunos entraron en la Iglesia Matriz para sacar el Santísimo Sacramento. Se hizo luego una procesión con Jesús Sacramentado alrededor de la plaza. Quienes habían entrado a la Iglesia pudieron observar la imagen de la Virgencita, que por los movimientos de los terremotos, se había caído de su hornacina, pero estaba intacta y había quedado como en actitud suplicante.

Al acercarse a la imagen contemplaron con asombro que el rostro de la Virgen cambiaba de colores, del pálido de la aflicción, al tono más sereno de su gozoso consuelo y de su afán de amparo e intercesión. Entonces instalaron la Imagen de la Virgen en el Atrio.
Por inspiración de un sacerdote Jesuita, el pueblo sacó de la Iglesia una imagen del Santo Cristo Crucificado, que había estado abandonada, para hacer con ella una procesión por la plaza. Las campanas llamaron a la penitencia, invitando a la primera procesión a la que acudieron las autoridades civiles y militares junto a los pobladores, presididos por los sacerdotes. Una multitud lloraba afligida, golpeándose el pecho, clamando misericordia. Los temblores cesaron.
Así nació el famoso milagro del Señor y la Virgen de Salta. En 1902, a pedido del Obispo de Salta Monseñor Matías Linares, el Papa León XIII concedió la Coronación Pontificia de la Virgen del Milagro.

domingo, 31 de agosto de 2014

BEATA MADRE TERESA DE CALCUTA

Fiesta: 5 de septiembre


La Madre Teresa fue albanesa de nacimiento y su nombre original es Agnes Gonxha Bojaxhiu. Nació el 26 de agosto de 1910, y a los 18 años de edad ingresó a la Orden de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto en Irlanda. Recibió su formación religiosa en Dublín, Irlanda y en Dardjiling, India. 
En el año 1931 tomó el nombre de Teresa en honor a Santa Teresa de Lisieux. En el año 1937 tomó los votos religiosos y enseñó por 20 años en el Colegio Santa María en Calcuta, India. En 1946, precisamente el 10 de septiembre, recibió otro llamado de Dios, dedicarse al servicio hacia los más pobres. En el año 1948, el papa Pio XII le concedió a la Madre Teresa permiso para dejar sus funciones en el colegio y empezó a compartir su vida en las calles de Calcuta con los más pobres, los moribundos, los enfermos y los hambrientos.
Su trabajo inicial fue el de enseñar a leer a los niños pobres de la calle, luego fundó una congregación llamada las Misioneras de la Caridad para ayudar a los más pobres entre los pobres. En el año 1965, el papa Pablo VI colocó a la congregación de las Misioneras de la Caridad bajo el control del Papado y autorizó a la Madre Teresa a expandir la Orden religiosa en otros países. Alrededor de todo el mundo se abrieron centros para atender leprosos, ancianos, ciegos y personas que padecen del SIDA y se fundaron escuelas y orfanatos para los pobres y niños abandonados.
Ganó el Premio Nobel de la Paz en el año 1979. Murió el 5 de septiembre,en Calcuta, en 1997.

domingo, 24 de agosto de 2014

SANTA ROSA DE LIMA

Fiesta:
La fiesta de santa Rosa se estableció el 30 de agosto. Con los cambios del calendario de 1969, se trasladó al 23 de agosto, pero la costumbre instalada en Perú y en América, hizo que el papa Pablo VI concediera que en los países de los que es patrona se siguiera celebrando en la fecha original.



Santa Rosa de Lima
Nació en 1586, en Lima, Perú. En su bautismo le pusieron el nombre de Isabel, pero por su belleza comenzaron a llamarla Rosa, hasta que en su confirmación el Arzobispo le puso definitivamente ese nombre.
Un día rezando ante una imagen de la Virgen María le pareció que el niño Jesús le decía: "Rosa conságrame a mí todo tu amor". Y en adelante se propuso vivir solo para amar a Jesucristo.
Rosa deseaba ser monja contemplativa, pero Dios le hizo saber que él quería que ella viviera su vocación en el interior de su familia, trabajando por el Reino de Dios desde fuera del convento.
A los 20 años ingresó al movimiento seglar de la Orden de Predicadores de Santo Domingo. 
En ese tiempo, por diversos problemas, su familia quedó en gran pobreza. Entonces Rosa se dedicó a cultivar un huerto en el solar de la casa y a hacer costuras, para ayudar en los gastos del hogar.
Al fondo de su casa construyó una ermita para poder hacer oración. A la oración unía una serie de mortificaciones, como era costumbre de la época.
Frente a sus prójimos era una mujer comprensiva: disculpaba los errores de los demás y las injurias, se empeñaba en hacer retornar al buen camino a los pecadores, socorría a los enfermos, ayudaba a los pobres y enseñaba a los niños.
Tuvo la gracia de revivir en su carne la pasión del Señor, y como mística soportó atroces sufrimientos físicos y psíquicos. 
Enfermó gravemente, y el 24 de agosto del año 1617, después de una terrible y dolorosa agonía falleció. Fue la primera mujer declarada santa de todo el continente americano.