domingo, 13 de abril de 2014

LA SEMANA SANTA


La Semana Santa

-DOMINGO DE RAMOS: "Entonces le llevaron el asno, pusieron sus mantos sobre él y Jesús se montó. Muchos extendían sus mantos sobre el camino; otros, lo cubrían con ramas que cortaban en el campo. Los que iban delante y los que seguían a Jesús, gritaban:
«¡Hosana! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito sea el Reino que ya viene, el Reino de nuestro padre David! ¡Hosana en las alturas!». (Mc 11, 7-10)

-JUEVES SANTO:
La Última Cena: "Mientras comían, Jesús tomó en sus manos el pan y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a los discípulos diciendo: -Tomen y coman, esto es mi cuerpo.
Luego tomó en sus manos una copa y, habiendo dado gracias a Dios, se la pasó a ellos, diciendo:  -Beban todos ustedes de esta copa, porque esto es mi sangre, con la que se confirma la alianza, sangre que es derramada en favor de muchos para perdón de sus pecados. Pero les digo que no volveré a beber de este producto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de mi Padre." (Mt 26, 25-29)

Oración en el Huerto: "Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo: -Siéntense aquí, mientras yo voy allí a orar.
Y se llevó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, y comenzó a sentirse muy triste y angustiado. Les dijo: -Siento en mi alma una tristeza de muerte. Quédense ustedes aquí, y permanezcan despiertos conmigo.
Enseguida Jesús se fue un poco más adelante, se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y oró diciendo: «Padre mío, si es posible, líbrame de este trago amargo; pero que no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.»
Luego volvió a donde estaban los discípulos, y los encontró dormidos. Le dijo a Pedro: -¿Ni siquiera una hora pudieron ustedes mantenerse despiertos conmigo? Manténganse despiertos y oren, para que no caigan en tentación. Ustedes tienen buena voluntad, pero son débiles." (Mt 26, 36-41)

-VIERNES SANTO:
Pasión de Jesús: "Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al palacio y reunieron toda la tropa alrededor de él. Le quitaron su ropa, lo vistieron con una capa roja y le pusieron en la cabeza una corona tejida de espinas y una vara en la mano derecha. Luego se arrodillaron delante de él, y burlándose le decían: -¡Viva el Rey de los judíos!
También lo escupían, y con la misma vara le golpeaban la cabeza. Después de burlarse así de él, le quitaron la capa roja, le pusieron su propia ropa y se lo llevaron para crucificarlo." (Mt 27, 27-31)

Muerte de Jesús en la cruz: "Jesús dio otra vez un fuerte grito, y murió. En aquel momento el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló, las rocas se partieron y los sepulcros se abrieron; y hasta muchas personas santas, que habían muerto, volvieron a la vida." (Mt 27, 50-52)

-SÁBADO SANTO: "Fueron, pues, y aseguraron el sepulcro poniendo un sello sobre la piedra que lo tapaba; y  dejaron allí los soldados de guardia." (Mt 27, 66)

-DOMINGO DE PASCUA: "El primer día de la semana,  María Magdalena fue al sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro; y vio quitada la piedra que tapaba la entrada. Entonces se fue corriendo a donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo a quien Jesús  quería mucho, y les dijo: -¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto!
Pedro y el otro discípulo salieron corriendo y fueron al sepulcro. Los dos iban corriendo juntos; pero el otro corrió más que Pedro y llegó primero al sepulcro. Se agachó a mirar, y vio allí las vendas, pero no entró. Detrás de él llegó Pedro,  entró en el sepulcro. Él también vio allí las vendas; y además vio que la tela que había servido para envolver la cabeza de Jesús no estaba junto a las vendas, sino enrollada y puesta aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, y vio lo que había pasado, y creyó. Pues todavía no habían entendido lo que dice la Escritura, que él tenía que resucitar." (Jn 20, 1-9)

domingo, 6 de abril de 2014

SAN JUAN BAUTISTA

Fiestas:
Nacimiento: 24 de junio
Martirio: 29 de agosto



El nacimiento de san Juan Bautista está narrado en la Biblia, en el Evangelio de Lucas, capítulo 1, porque Juan el Bautista vivió en la misma época de Jesús, es más, nació pocos meses antes que él y era su pariente, ya que su mamá, Isabel, era la prima de la que fue la mamá de Jesús: María.
El padre de Juan se llamaba Zacarías, era sacerdote del templo, y un día se le apareció un ángel del Señor para anunciarle que a pesar de su vejez y de la de su mujer, iban a tener un hijo al que llamarían Juan y que sería muy especial, porque sería el “Precursor”, es decir, el que anunciaría la conversión y prepararía el camino para la llegada del Salvador.
Juan fue santificado en el vientre de su madre cuando la Virgen María, embarazada de Jesús, visitó a su prima Isabel, según el Evangelio de Lucas.
El hijo de Isabel y Zacarías nació y creció junto a sus padres. Luego vivió en los desiertos hasta el día que se dio a conocer a los Israelitas. El Evangelio de Marcos y el de Mateo dicen que la ropa de Juan estaba hecha de pelo de camello, que se la sujetaba al cuerpo con un cinturón de cuero, y que comía langostas y miel del monte.
Recibió el nombre de “Bautista” porque su misión, según lo narran los cuatro evangelios, consistía en proclamar la venida del Salvador mediante la conversión de los pecados y el bautismo de conversión en las aguas del río Jordán. Mucha gente se acercaba para escucharlo, para confesar sus pecados y ser bautizados.
Juan reconoció a Jesús cuando éste fue a pedirle que lo bautizara en el Jordán. Lo bautizó y reconoció su grandeza, reconoció que entonces su misión había llegado a su fin, que él debía disminuir para que Jesús creciera (Jn 3, 30).
Efectivamente así sucedió, Jesús comenzó su misión pública y al poco tiempo metieron a Juan en la cárcel porque se había animado a decirle al gobernador Herodes que no estaba bien que se casara con la mujer de su hermano.  Esa mujer se llamaba Herodías, y fue ella quien pidió y logró que a Juan lo mataran cortándole la cabeza cuando estaba encarcelado. Sucedió así: la hija de Herodías, en el día de cumpleaños de Herodes, bailó y agradó tanto a Herodes que éste juró darle lo que pidiese. Ella, aconsejada por su madre, le pidió la cabeza de Juan el Bautista. Herodes se entristeció, pero, por el juramento hecho, mandó que le cortaran la cabeza a Juan el Bautista. Los seguidores de Juan buscaron su cuerpo y lo enterraron (Mt 14, 1-12 / Mc 6, 14-29 / Lc 9, 7-9).
Jesús dijo de Juan el Bautista: «¿A qué salieron? ¿A ver un profeta? Sí, de veras, y a uno que es mucho más que un profeta. Juan es aquel de quien dice la Escritura: “Yo envío mi mensajero delante de ti, para que te prepare el camino.” Les aseguro que, entre todos los hombres, ninguno ha sido más grande que Juan el Bautista» (Mt 11, 9-11).
Juan Bautista es uno de los únicos santos al que se le celebra en el calendario litúrgico el día de su nacimiento (la otra es la Virgen María).

domingo, 30 de marzo de 2014

JESÚS RESUCITA A LÁZARO



Jesús resucita a Lázaro
Jn 11, 1-45
En aquel tiempo, había un hombre enfermo que se llamaba Lázaro, natural de Betania, el pueblo de María y de su hermana Marta. Esta María, que era hermana de Lázaro, fue la que derramó perfume sobre los pies del Señor y los secó con sus cabellos. Así pues, las dos hermanas mandaron a decir a Jesús: -Señor, tu amigo querido está enfermo.
Jesús al oírlo dijo: -Esta enfermedad no va a terminar en muerte, sino que ha de servir para mostrar la gloria de Dios, y también la gloria del Hijo de Dios.
Aunque Jesús quería mucho a Marta, a su hermana y a Lázaro, cuando le dijeron que Lázaro estaba enfermo se quedó dos días más en el lugar donde se encontraba. Después dijo a sus discípulos: -Vamos otra vez a Judea. Los discípulos le dijeron: -Maestro, hace poco los judíos de esa región trataron de matarte a pedradas, ¿y otra vez quieres ir allá?
Jesús les dijo: -¿No es cierto que el día tiene doce horas? Pues si uno anda de día, no tropieza, porque ve la luz que hay en este mundo; pero si uno anda de noche, tropieza, porque le falta la luz.
Después añadió: -Nuestro amigo Lázaro se ha dormido, pero voy a despertarlo. Los discípulos le dijeron: -Señor, si se ha dormido, es señal que va a sanar.
Pero lo que Jesús les decía es que Lázaro había muerto, mientras que los discípulos pensaban que se habían referido al sueño natural. Entonces Jesús les dijo claramente: -Lázaro ha muerto. Y me alegro de no haber estado allí, porque así es mejor para ustedes, para que crean. Pero vamos a verlo.
Entonces Tomás, al que llamaban el Gemelo, dijo a los otros discípulos: -Vamos también nosotros, para morir con él.
Al llegar, Jesús se encontró con que ya hacía cuatro días que Lázaro había sido sepultado. Betania se hallaba cerca de Jerusalén, a unos tres kilómetros; y muchos de los judíos habían ido a visitar a Marta y a María, para consolarlas por la muerte de su hermano. Cuando Marta supo que Jesús estaba llegando, salió a recibirlo; pero María se quedó en la casa. Marta le dijo a Jesús: -Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero yo sé que aun ahora Dios te dará todo lo que le pidas.
Jesús le contestó: -Tu hermano volverá a vivir. Marta le dijo: -Sí, ya sé que volverá a vivir cuando los muertos resuciten, en el día último.
Jesús le dijo entonces: -Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que todavía está vivo y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?
Ella le dijo: -Sí, Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.
Después de decir esto, Marta fue a llamar a su hermana María, y le dijo en secreto: -El Maestro está aquí y te llama. Tan pronto como lo oyó, María se levantó y fue a ver a Jesús. Jesús no había entrado todavía en el pueblo; estaba en el lugar donde Marta se había encontrado con él. Al ver que María se levantaba y salía rápidamente, los judíos que estaban con ella en la casa, consolándola, la siguieron pensando que iba al sepulcro a llorar.
Cuando María llegó a donde estaba Jesús, se puso de rodillas a sus pies diciendo: -Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Jesús al ver llorar a María y a los judíos que habían llegado con ella, se conmovió profundamente y se estremeció, y les preguntó: -¿Dónde lo sepultaron?
Le dijeron: -Ven a verlo, Señor. Y Jesús lloró. Los judíos dijeron entonces: -¡Miren cuánto lo quería! Pero algunos de ellos decían: -Éste, que dio vista al ciego, ¿no podría haber hecho algo para que Lázaro no muriera?
Jesús, otra vez muy conmovido, se acercó a la tumba. Era una cueva, cuya entrada estaba tapada con una piedra. Jesús dijo –Quiten la piedra.
Marta, la hermana del muerto, le dijo: -Señor, ya huele mal, porque hace cuatro días que murió. Jesús le contestó: -¿No te dije que, si crees, verás la gloria de Dios?
Quitaron la piedra, y Jesús, mirando al cielo, dijo: -Padre, te doy gracias porque me has escuchado. Yo sé que siempre me escuchas, pero lo digo por el bien de esta gente que está aquí, para que crean que tú me has enviado.
Después de decir esto, gritó: -¡Lázaro, sal de ahí!
Y el que había estado muerto salió con las manos y los pies atados con vendas y la cara envuelta en un lienzo. Jesús les dijo: -Desátenlo y déjenlo ir.
Por esto creyeron en Jesús muchos de los judíos que habían ido a acompañar a María y que vieron lo que él había hecho.

lunes, 24 de marzo de 2014

MARÍA ROSA MÍSTICA

Fiesta: 13 de julio























La devoción a la Rosa Mística recibe su auge a partir de las apariciones en Montichiari (Italia) en 1945, pero la devoción a esta advocación, ya estaba presente en la vida de la Iglesia desde hace muchos siglos antes, por ejemplo una de las letanías Lauteranas (1587), en honor a la Santísima Virgen, ya trae el título de María Rosa Mística. Otro ejemplo es que, desde el año 1738, en la diócesis de Speyer en Alemania, en el Santuario de Rosenberg, se venera la milagrosa imagen de la “Rosa Mística.” En el pedestal que sostiene a la imagen están pintadas tres rosas: una blanca, una roja y una dorada.

Las apariciones en Montichiari (norte de Italia):

En la primavera de 1947, Pierina Guilli, una mujer  ejercía el oficio de enfermera, tuvo la aparición de una hermosísima señora que tenía el pecho atravesado por tres espadas y le dijo: “Oración, penitencia, reparación”. Tiempo después, el domingo 13 de julio de 1947, en el hospital, se apareció nuevamente la señora. Vestía de blanco y en lugar de las tres espadas tenía tres rosas, blanca, roja y dorada, que adornaban su pecho. Pierina le preguntó asombrada: "Por favor, dígame quién es usted". Con una dulce sonrisa la señora le contestó: "Soy la Madre de Jesús y madre de todos vosotros". En el mensaje que le dejó esa vez dijo que deseaba que el día 13 de cada mes se le consagrara como día Mariano y que cada 13 de julio de cada año fuera dedicado en honor de la Rosa Mística.
Luego le explicó El significado de las tres rosas:
-La rosa blanca simboliza el espíritu de oración
-La rosa roja, el espíritu de sacrificio (para reparar).
-La rosa dorada o amarilla, el espíritu de penitencia.


La Virgen continuó apareciéndose a Pierina y dejándole mensajes hasta el año 1970.

lunes, 17 de marzo de 2014

LOS 5 MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA




LOS 5 MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA

1. Oír misa entera todos los domingos y fiestas de guardar.
2. Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar.
3. Comulgar al menos por Pascua de Resurrección.
4. Ayunar y abstenerse de comer carne cuando manda la Santa Madre Iglesia.
5. Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.

Tomado de: "Catecismo de la Iglesia Católica. Compendio", Conferencia Episcopal Argentina. Octubre 2005. Página 202.

domingo, 9 de marzo de 2014

DON ORIONE

San Luis Orione
Fiesta: En muchos lugares la fiesta de san Luis Orione se celebra el 12 de marzo ya que se recuerda el fallecimiento de Don Orione, pero la festividad principal del santo es el 16 de mayo ya que ese día es el aniversario de la Canonización.























Luis Orione nació en Pontecurone, Italia. En 1889 entró en el seminario de Tortona. Siendo todavía un joven clérigo, se dedicó a vivir la solidaridad con el prójimo. Con ese carisma, a los 21 años, ya había abierto un colegio para chicos pobres en el barrio San Bernardino.
El 13 de abril de 1895, Luis Orione fue ordenado sacerdote y, al mismo tiempo, el Obispo impuso el hábito clerical a seis alumnos de su colegio. Alrededor del joven fundador crecieron clérigos y sacerdotes que formaron el primer núcleo de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, congregación religiosa masculina dedicada a colaborar para llevar a los pequeños, los pobres y el pueblo a la Iglesia y al Papa, mediante las obras de caridad.
Socorrió heroicamente a las poblaciones damnificadas por los terremotos de Reggio y de Messina (1908) y por el de la Marsica (1915). Por deseo de Pío X fue Vicario General de la diócesis de Messina durante tres años.
En 1915 dio inicio a la rama femenina de su congregación, también, en 1927 fundó a las Hermanas adoratrices Sacramentinas invidentes, a las que se añadirán después las Contemplativas de Jesús Crucificado.
Después de la primera guerra mundial (1914-1918) se multiplicaron las escuelas, colegios, colonias agrícolas, obras caritativas y asistenciales. Entre las obras más características, creó los «Pequeños Cottolengos», para los que sufren y los abandonados, surgidos en la periferia de las grandes ciudades.
El 12 de marzo de 1940, debido a problemas de corazón y de los pulmones, falleció rodeado del afecto de sus hermanos.

lunes, 3 de marzo de 2014

CUARESMA



El tiempo de Cuaresma (Cuaresma significa “cuarenta días”) tiene como finalidad prepararnos para la celebración de la Pascua. El camino que propone la Iglesia es el de la conversión y la penitencia, no como algo negativo o triste, sino fijando la mirada en la alegría de la Resurrección de Cristo. La Cuaresma tiene su origen espiritual en la imagen bíblica del desierto. Por un lado, en el antiguo testamento, la experiencia de los 40 años en el desierto que el pueblo de Israel empleó en su viaje a la tierra prometida después de celebrar la salida de Egipto. Por otro lado, en el Nuevo Testamento, los 40 días de ayuno y oración de Jesús en el desierto que terminó con su victoria  sobre las tentaciones de Satanás. 
La penitencia interior del cristiano puede tener expresiones muy variadas. La Escritura y los Padres de la Iglesia insisten sobre todo en tres formas: el ayuno, la oración y la limosna, porque expresan la conversión con relación a sí mismo (ayuno), con relación a Dios (oración) y con relación a los demás (limosna).
-Ayuno: no es sólo de comida y bebida, sino de todo aquello que nos esclaviza y que no conduce al bien.
-Oración: acercarnos al Padre misericordioso, pedirle perdón de corazón, y pedir su ayuda, ya que sin él, nada podemos.
-Limosna: la práctica de la caridad “cubre la multitud de los pecados” (1 Pedro 4, 8). No es dar lo que me sobra, sino compartir lo que tengo.
El miércoles de ceniza es el comienzo de la Cuaresma; es un día penitencial, en el que manifestamos nuestro deseo de conversión a Dios, por eso, cuando nos imponen la ceniza nos dicen “conviértete y cree en el Evangelio”. La ceniza es polvo, símbolo de pequeñez, de nuestra pequeñez, que nos invita a volver a Dios.

Tomado de: “Calendario litúrgico 2014”, Conferencia Episcopal Argentina; y “Catecismo de la Iglesia Católica”, n. 1434.

miércoles, 26 de febrero de 2014

VIRGEN DE LA CELA

Fiesta: Primer domingo de julio






















Virgen de la Cela
En el siglo XVI el rey de Inglaterra ordenó quemar y destruir todas las estatuas religiosas del país. Algunas fueron lanzadas al mar.
Justamente, en aquella época, los marineros de Baredo, en España, que continuamente iban al mar a pescar, vieron algo que brillaba entre las rocas. Se acercaron a descubrir de qué se trataba, y se encontraron con una imagen de la Virgen María con el Niño en sus brazos. Posiblemente aquella imagen era una de las desechadas por los ingleses.
Con asombro comprobaron que no estaba dañada, y despues de navegar muchos días, cuando llegaron a tierra la colocaron en un lugar seguro "A Cela", tapada con arbustos.
Los marineros corrieron emocionados para avisarle a todo el pueblo sobre la imagen de la Virgen, a la que ya habían llamado "La Virgen de la Cela" ("A Virxe da Cela"). En el lugar don de la habían colocado, le construyeron una pequeña ermita.
Como en el pueblo de Baredo no había ninguna iglesia, intentaron mudar a la virgencita a otro lugar, pero todos los intentos de mudar la imagen fueron en vano, ya que no la pudieron mover de ninguna forma.
La Virgen de la Cela quizo quedarse en Baredo. Allí le construyeron la iglesia actual, que fue terminada en 1812.

sábado, 15 de febrero de 2014

BEATA LUDOVICA DE ANGELIS

Fiesta: 25 febrero



Sor Ludovica nació en San Gregorio, a pocos kilómetros de la ciudad de L’Aquila, en Italia. El 14 de noviembre de 1904, ingresó como postulante en el noviciado de las Hijas de la Misericordia de Savona y el 14 de noviembre de 1907, se embarcó en Génova y llegó a la Argentina como misionera.
En sus comienzos, fue destinada al Hospital de niños de La Plata. Sus primeras tareas fueron la cocina, la despensa y el guardarropa. El Hospital, se componía de una alambrada, un portón y un par de salas de madera, es decir casi galpones. El Director del Hospital impresionado por el carisma de Ludovica la nombró administradora del Hospital, a pesar de  la fuerte negativa de ella. Más tarde, al morir la superiora del Hospital, fue nombrada superiora del mismo, a pesar de que se negaba por creerse incapaz.
Los primeros tanteos de Sor Ludovica de Ángelis fueron difíciles y complejos. Tenía que dar órdenes, admitir personal, tomar decisiones, distribuir tareas, delegar responsabilidades y, sobre todo, vigilar. He aquí el primer logro, logró quitar al Hospital de Niños, toda la frialdad de los hospitales clásicos.
Durante esos primeros años, la religiosa aprovechó todo momento libre, para aprender y ejercitarse en todos los oficios propios de una enfermera. Llegó a ser una experta colaboradora de los médicos hasta en el quirófano.
También bajo su dirección, las hermanas del hospital comenzaron a hacerse cargo de todos los niños que quedaban abandonados allí por sus padres. Asumieron la tarea de hacerlos crecer, educarlos, prepararlos para la vida, enseñarles un oficio o una profesión, de esa manera, esta mujer de pocas letras, transformó el Hospital en un Hogar-Escuela.
La vida de sor Ludovica no fue de rosas, siempre sufrió físicamente por su delicada salud, y espiritualmente, ya que tuvo que soportar infinitas críticas, calumnias, acusaciones, imputaciones, intrigas, sañas, intervenciones, incluso siete acusaciones por malversación de fondos.
La Hermana Ludovica falleció el 25 de febrero de 1962, y después de largo y minucioso proceso, el papa Juan Pablo II, proclamó la heroicidad de sus virtudes.

domingo, 9 de febrero de 2014

PARÁBOLA DEL SEMBRADOR Y EXPLICACIÓN DE LA PARÁBOLA



Parábola del sembrador (Lc 8, 5-8)

«El sembrador salió a sembrar su semilla. Al sembrar, una parte de la semilla cayó al borde del camino, donde fue pisoteada y se la comieron los pájaros del cielo. Otra parte cayó sobre las piedras y, al brotar, se secó por falta de humedad. Otra cayó entre las espinas, y estas, brotando al mismo tiempo, la ahogaron. Otra parte cayó en tierra fértil, brotó y produjo fruto al ciento por uno».



Explicación de la parábola del sembrador (Lc 8, 11-15)
La parábola quiere decir esto: La semilla es la Palabra de Dios. Los que están al borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el demonio y arrebata la Palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los que están sobre las piedras son los que reciben la Palabra con alegría, apenas la oyen; pero no tienen raíces: creen por un tiempo, y en el momento de la tentación se vuelven atrás. Lo que cayó entre espinas son los que escuchan, pero con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, se van dejando ahogar poco a poco, y no llegan a madurar. Lo que cayó en tierra fértil son los que escuchan la Palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen, y dan fruto gracias a su constancia.