jueves, 4 de febrero de 2016

Domingos de CUARESMA – Ciclo C



Primer domingo:
Lc 4, 1-13
En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del río Jordán, y el Espíritu lo llevó al desierto. Allí estuvo cuarenta días, y el diablo lo puso a prueba. No comió nada durante esos días, así que después sintió hambre. El diablo entonces le dijo: -Si de veras eres Hijo de Dios, ordena a esta piedra que se convierta en pan.
Jesús le contestó: -La Escritura dice: “No sólo de pan vivirá el hombre.”
Luego el diablo lo levantó y mostrándole en un momento todos los países del mundo, le dijo: -Yo te daré todo este poder y la grandeza de estos países. Porque yo lo he recibido, y se lo daré al que quiera dárselo. Si te arrodillas y me adoras, todo será tuyo.
Jesús le contestó: -La escritura dice: “Adora al Señor tu Dios, y sírvele sólo a él.”
Después el diablo lo llevó a la ciudad de Jerusalén, lo subió a la parte más alta del templo y le dijo: -Si de veras eres Hijo de Dios, tírate abajo desde aquí; porque la Escritura dice: “Dios mandará que sus ángeles te cuiden y te protejan.
Te levantarán con sus manos, para que no tropieces con piedra alguna.”
Jesús le contestó: -También dice la Escritura: “No pongas a prueba al Señor tu Dios.”
Cuando ya el diablo no encontró otra forma de poner a prueba a Jesús, se alejó de él por algún tiempo.

Segundo domingo:
Lc 9, 28b-36
En aquel tiempo, Jesús subió a un cerro a orar, acompañado de Pedro, Santiago y Juan. Mientras oraba, el aspecto de su cara cambió, y su ropa se volvió muy blanca y brillante; y aparecieron dos hombres conversando con él. Eran Moisés y Elías, que estaban rodeados de un resplandor glorioso y hablaban de la partida de Jesús de este mundo, que iba a tener lugar en Jerusalén. Aunque Pedro y sus compañeros tenían mucho sueño, permanecieron despiertos, y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con él. Cuando aquellos hombres se separaban ya de Jesús, Pedro le dijo: -Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Vamos a hacer tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.
Pero Pedro no sabía lo que decía. Mientras hablaba, una nube se posó sobre ellos, y al verse dentro de la nube tuvieron miedo. Entonces de la nube salió una voz, que dijo: «Éste es mi Hijo, mi elegido: escúchenlo.»
Cuando se escuchó esa voz, Jesús quedó solo. Pero ellos mantuvieron esto en secreto y en aquel tiempo a nadie dijeron nada de lo que habían visto.

Tercer domingo:
Lc 13, 1-9
Por aquel tiempo fueron unos a ver a Jesús, y le contaron que Pilato había mezclado la sangre de unos hombres de Galilea con la sangre de los animales que ellos habían ofrecido en sacrificio.
Jesús les dijo: «¿Piensan ustedes que esto les pasó a esos hombres de Galilea por ser ellos más pecadores que los otros de su país? Les digo que no; y si ustedes mismos no se vuelven a Dios, también morirán. ¿O creen que aquellos dieciocho que murieron cuando la torre de Siloé les cayó encima eran más culpables que los otros que vivían en Jerusalén? Les digo que no; y si ustedes mismos no se vuelven a Dios, también morirán.»
Jesús les contó esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viñedo, y fue a ver si daba higos, pero no encontró ninguno. Así que le dijo al hombre que cuidaba el viñedo: “Mira, por tres años seguidos he venido a esta higuera en busca de fruto, pero nunca lo encuentro. Córtala, pues; ¿para qué ha de ocupar terreno inútilmente?” Pero el que cuidaba el terreno le contestó: “Señor, déjala todavía este año; voy a aflojarle la tierra y a echarle abono. Con eso tal vez dará fruto; y si no, ya la cortarás.”»

Cuarto domingo:
Lc 15, 1-3.11-32
En aquel tiempo todos los que cobraban impuestos para Roma y otra gente de mala fama se acercaban a Jesús, para oírlo. Los fariseos y los maestros de la ley lo criticaban por esto, diciendo: -Este recibe a los pecadores y come con ellos.
Entonces Jesús les dijo esta parábola:
«Un hombre tenía dos hijos, y el más joven le dijo a su padre: “Padre, dame la parte de la herencia que me toca.” Entonces el padre repartió los bienes entre ellos. Pocos días después el hijo menor vendió su parte de la propiedad, y con ese dinero se fue lejos, a otro país, donde todo lo derrochó llevando una vida desenfrenada. Pero cuando ya se había gastado todo, hubo una gran escasez de comida en aquel país, y él comenzó a pasar hambre. Fue a pedir trabajo a un hombre del lugar, que lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. Y tenía ganas de llenarse con las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Al fin se puso a pensar: “¡Cuántos trabajadores en casa de mi padre tienen comida de sobra, mientras yo aquí me muero de hambre! Regresaré a casa de mi padre, y le diré: Padre mío, he pecado contra Dios y contra ti; ya no merezco llamarme tu hijo; trátame como a uno de tus trabajadores.” Así que se puso en camino y regresó a la casa de su padre.
Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión de él. Corrió a su encuentro, y lo recibió con abrazos y besos. El hijo le dijo: “Padre mío, he pecado contra Dios y contra ti; ya no merezco llamarme tu hijo.” Pero el padre ordenó a sus criados: “Saquen pronto la mejor ropa y vístanlo; pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el becerro más gordo y mátenlo. ¡Vamos a celebrar esto con un banquete! Porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a vivir; se había perdido y lo hemos encontrado.” Comenzaron la fiesta.
Entre tanto, el hijo mayor estaba en el campo. Cuando regresó y llegó cerca de la casa, oyó la música y el baile. Entonces llamó a uno de los criados y le preguntó qué pasaba. El criado le dijo: “Es que su hermano ha vuelto; y su padre ha mandado matar el becerro más gordo, porque lo recobró sano y salvo.” Pero tanto se enojó el hermano mayor, que no quería entrar, así que su padre tuvo que salir a rogarle que lo hiciera. Le dijo a su padre: “Tú sabes cuantos años te he servido, sin desobedecerte nunca, y jamás me has dado ni siquiera un cabrito para tener una comida con mis amigos. En cambio, ahora llega este hijo tuyo, que ha malgastado tu dinero con prostitutas, y matas para él el becerro más gordo.”
El padre le contestó: “Hijo mío, tú siempre estás conmigo, y todo lo que tengo es tuyo. Pero había que celebrar esto con un banquete y alegrarnos, porque tu hermano, que estaba muerto, ha vuelto a vivir; se había perdido, y lo hemos encontrado.”»

Quinto domingo:
Jn 8, 1-11
En aquel tiempo, Jesús se dirigió al Monte de los Olivos, y al día siguiente, al amanecer, volvió al templo. La gente se le acercó, y él se sentó y comenzó a enseñarles.
Los maestros de la ley y los fariseos llevaron entonces a una mujer, a la que habían sorprendido cometiendo adulterio. La pusieron en medio de todos los presentes, y dijeron a Jesús: –Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de cometer adulterio. En la ley, Moisés nos ordenó que se matara a pedradas a esta clase de mujeres. ¿Tú que dices?
Ellos preguntaron esto para ponerlo a prueba, y tener así de qué acusarlo. Pero Jesús se inclinó y comenzó a escribir en la tierra con el dedo. Luego, como seguían preguntándole, se enderezó y les dijo: –Aquel de ustedes que no tenga pecado, que tire la primera piedra.
Y volvió a inclinarse y siguió escribiendo en la tierra. Al oír esto, uno tras otro comenzaron a irse, y los primeros en hacerlo fueron los más viejos. Cuando Jesús se encontró solo con la mujer, que se había quedado allí, se enderezó y le preguntó: –Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado? Ella le contestó: –Ninguno, Señor.
Jesús le dijo: –Tampoco yo te condeno; ahora vete y no vuelvas a pecar.

sábado, 30 de enero de 2016

BEATO JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO

Fiesta: 10 de febrero



José Sánchez del Río (Joselito) nació el 28 de marzo de 1913, en Sahuayo, Michoacán, México. En 1926 estalló en México la guerra Cristera, en la que el gobierno perseguía y asesinaba a todos los cristianos que no cumplían los mandatos impuestos (que eran una gran prohibición de cosas para la Iglesia) o que hicieran pública su fe. Los hermanos de José se unieron a las fuerzas cristeras, que eran las que defendían su fe y combatían a este gobierno, y José también quiso unirse, pero su madre no se lo permitió en un principio.
Logró unirse al fin, y  durante una lucha muy dura el 6 de febrero de 1928, el caballo del general fue impactado por las balas enemigas, entonces José le dio el suyo diciéndole, "Aquí está mi caballo. Usted hace más falta a la causa que yo". Las tropas del gobierno hicieron prisionero a José y lo encerraron en la sacristía de la iglesia local.
El proceso y ejecución de José fue presenciado por dos niños amigos de su infancia, que luego lo narraron todo. El viernes 10 de febrero lo sacaron de la parroquia al mesón general del ejército federal. Le cortaron las plantas de los pies, haciéndolo derramar inmediatamente la sangre, lo condujeron descalzo (pues tenía los pies desollados) hasta el panteón Municipal. Los del ejército le decían que renegara de su fe para salvarse, pero él en todo el trayecto, iba dando gritos y vivas a Cristo Rey y a la Virgen de Guadalupe.
Al llegar al lugar donde habían cavado su tumba, José, con tan sólo 14 años, fue acuchillado por sus verdugos.
José Sánchez del Río fue beatificado junto con otros 11 mártires mexicanos de la defensa religiosa el 20 de noviembre de 2005. El 22 de enero de 2016 el papa Francisco aprobó su canonización, que se llevará a cabo durante este año.

miércoles, 20 de enero de 2016

SANTA PAULA DE ROMA

Fiesta: 26 de enero



Paula nació en Roma, en el año 347. Se unió en matrimonio y tuvo 5 hijos.
Paula era muy virtuosa como mujer casada y con su marido edificaron a Roma con su ejemplo, sin embargo amaba mucho la vida mundana, algo difícil de evitar por su alta posición social. Cuando murió su esposo, aconsejada por una santa amiga, cambió totalmente y decidió entregarse totalmente a Dios.
Cuanto más progresaba santa Paula en el gusto de las cosas divinas, más insoportable se le hacía la tumultuosa vida de la ciudad. La santa suspiraba por el desierto, y deseaba vivir en una ermita, sin tener otra cosa en que ocuparse más que en pensar en Dios. Determinó, pues, dejar su casa, su familia y sus amigos y partir de Roma. Se fue junto a una de sus hijas (que compartía los mismos deseos) hacia Belén, y ambas quedaron bajo la dirección de san Jerónimo.
Las dos santas vivieron en una choza, hasta que se acabó de construir el monasterio. Paula gobernó el monasterio con gran caridad y discreción. Era la primera en cumplir las reglas, y participaba, como su hija, en los trabajos de la casa.
Paladio afirma que Santa Paula se ocupaba de atender a San Jerónimo, y le fue a éste de gran utilidad en sus trabajos bíblicos, pues su padre le había enseñado el griego y en Palestina había aprendido suficiente hebreo para cantar los salmos en la lengua original. Además, San jerónimo la había iniciado en las cuestiones exegéticas lo bastante para que Paula pudiese
seguir con interés su desagradable discusión con el obispo Juan de Jerusalén sobre el origenismo. Los últimos años de la santa se vieron ensombrecidos por esta disputa y por las preocupaciones económicas que su generosidad había producido.
Murió en la paz del señor, el 26 de enero del año 404.

viernes, 15 de enero de 2016

SAN FRANCISCO DE SALES

Fiesta: 24 de enero



San Francisco nació en el castillo de Sales, Saboya (Francia), el 21 de agosto de 1567.  A los 13 años viajó a París para estudiar con los jesuitas. Después estudió Derecho y Teología, primero en la Universidad de París y después en la de Padua. Fue ordenado sacerdote dos años después, a pesar de la fuerte oposición de su padre.  
A partir de ese momento, ejerció el sacerdocio con bastante trabajo y dedicación. Tenía una personalidad alegre, paciente y optimista. Sus inicios como sacerdote los ejerció entre los pobres.
En 1594, fue hacia la zona del Chablais dominada por calvinistas. En un inicio fue echado por los pobladores y tuvo que pasar temporadas viviendo en la intemperie. Allí su celo y trabajo empezaron a dar fruto. Debido a su carácter amable y paciente y a una propaganda hecha a mano y distribuida casa por casa, profunda en su contenido, refutando las ideas calvinistas, logró cautivar a los pobladores y convertirlos.
En 1602 el obispo de Ginebra murió y Francisco tomó su lugar. Su estilo de vida y carácter cobraron mayor fama ya que se reveló como un gran organizador de su diócesis, llevando una vida austera y con suma preocupación por los pobres y por la formación de sus feligreses. Por ello empezó a escribir libros de manera sencilla que gustaron a todos.
Su encuentro con Juana de Chantal en 1604, acogiéndola como hija espiritual, dio como resultado la fundación de la Orden de la Visitación de Santa María, el 6 de junio de 1610, para mujeres jóvenes y viudas que querían vivir el llamado de Dios sin la rigurosidad de los conventos monacales.
Murió a los 56 años, y en 1665 fue canonizado por el papa Alejandro VII. Es el patrono de los periodistas.

jueves, 7 de enero de 2016

MADRE DEL BUEN PASTOR, DIVINA PASTORA



Los orígenes de la devoción son imprecisos hasta el siglo XVIII. Existen referencias de la Virgen María como pastora en la vida y escritos de santos de aquellos tiempos. Sin embargo, la labor de darla a conocer fue concebida en Sevilla (España) en el año 1703 en la mente de un sacerdote capuchino de gran devoción mariana conocido como Fray Isidoro de Sevilla. Este capuchino mandó pintar en un lienzo a la Virgen con el Niño rodeada de ovejas.
En 1703 se realizó la primera procesión en que es mostrado el lienzo a la feligresía. Posteriormente se esculpió la primera imagen tamaño natural de la Divina Pastora.
Son muy populares las representaciones y devociones de esta advocación en Andalucía (España). A partir de 1705, se comenzó a propagar por todos los territorios del reino de España y América esta advocación mariana.
La Divina Pastora en Venezuela.
La imagen de la Divina Pastora, Patrona del estado Lara (Venezuela), se encuentra en la iglesia de Santa Rosa, pueblo cercano a Barquisimeto. Los larenses la veneran con especial cariño y devoción. El comienzo de la veneración por la Divina Pastora en Venezuela se remonta al año de 1736, fecha en que el párroco de Santa Rosa encargó a un famoso escultor que le hiciera una estatua de la Inmaculada Concepción. No obstante, por una extraña equivocación, en lugar de la Inmaculada, llegó al pueblo la imagen de la Divina Pastora. De inmediato el párroco quiso devolverla, pero por mucho que lo intentaron, no pudieron levantar el cajón donde habían colocado la imagen. A partir de este momento la población interpretó este raro acontecimiento como señal de que la Divina Pastora quería quedarse entre ellos. En 1812 un terremoto destruyó el templo pero la imagen de la Divina Pastora quedó milagrosamente intacta. En 1855 la intercesión de la Divina Pastora en una procesión logró diezmar la epidemia de cólera en la zona de Barquisimeto. Por esa razón, en recuerdo de ese hecho, todos los 14 de enero se traslada, en una procesión multitudinaria y fervorosa, la Divina Pastora a Barquisimeto desde su iglesia de Santa Rosa.
Hoy en día millones de devotos y peregrinos acuden todos los años procedentes de distintas partes de Venezuela y del mundo para acompañar a la Divina Pastora en su camino.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

SANTO NIÑO DEL REMEDIO

Fiesta: 13 enero




Fue, sin duda, el pueblo de Madrid quien comenzó la devoción y "elevó a los altares" esta imagen del Santo Niño del Remedio. Desconocida hasta aproximadamente el año 1897, pertenecía a una dama distinguida, de la que ignoramos su nombre, que al trasladarse a vivir fuera de España decidió deshacerse y vender sus pertenencias entre las que se encontraba esta talla del Niño Jesús o Niño de la Pasión fechada a finales del siglo XVI o principios del XVII.
La compró  D. Pedro Martín Mazarruela, que la llevó a su casa donde la instaló en la trastienda de un taller de imprenta que poseía en la Costanilla de los Ángeles nº4, calle muy céntrica de Madrid.
Pedro y sus hijas querían darle una advocación a la imagen, por ello, aconsejados por un sacerdote anotaron en cuatro papeles cuatro advocaciones de su gusto: Del ConsueloDe la Esperanza, Del Perdón y Del Remedio, y tomaron uno al azar. Resultó elegida la Del Remedio pero, minutos después, el sacerdote dijo que la elección debía hacerse en al altar al finalizar una misa. Así se hizo, y volvió a salir la advocaciónDel Remedio.
Poco a poco se extendió por la zona la devoción al Niño y el particular oratorio se convirtió en un lugar de culto para vecinos y viandantes. Las gracias y favores del Niño a sus devotos se multiplicaron inmensamente.
El 3 de marzo de 1917 la imagen fue trasladada a la iglesia de Santa Catalina de los Donados de Madrid.
Desde entonces recibe culto en esta Iglesia convertida en su Oratorio, lugar que, como antaño el taller de D. Pedro Martín, sigue siendo frecuentado por personas de toda clase social que, con un incesante entrar y salir, mantienen viva su devoción a través de los años y de las vicisitudes de la historia. Su fiesta se celebra el 13 de enero, porque entes del Concilio Vaticano II era la fecha fija del Bautismo del Señor.

domingo, 20 de diciembre de 2015

NUESTRA SEÑORA DE LA DULCE ESPERA


Esta advocación de la Virgen es la que representa a María embarazada, con el niño Jesús en su seno.
En el décimo Concilio de Toledo (año 656) los prelados españoles habiendo encontrado algunos inconvenientes a la antigua costumbre de celebrar la festividad de la Anunciación de la Santísima Virgen el 25 de Marzo, ya que esta alegre solemnidad con frecuencia cae en un momento en que la Iglesia está preocupada por el dolor de la Pasión (...), se decretó que en adelante se celebrara en la Iglesia de España, ocho días antes de la Navidad, una fiesta con octava, en memoria de la Anunciación, y como preparación para la gran solemnidad de la Natividad. Con el tiempo, la Iglesia de España sintió la necesidad de volver a la práctica de la Iglesia Romana, y de todas aquellas del mundo entero que celebran el 25 de marzo como el día para siempre sagrado de la Anunciación a la Santísima Virgen de la Encarnación del Hijo de Dios; pero tal había sido durante siglos la devoción del pueblo por la festividad fechada para el del 18 de diciembre, que pareció necesario mantener su vestigio, y fue así como se creó una nueva festividad con el título de Expectación del nacimiento de la Virgen.
En algunos lugares de España a esta advocación la llaman Virgen de la “O”, o también Virgen de la Esperanza, todas se celebran  el 18 de diciembre.

En Argentina la primera imagen de la Virgen embarazada se instaló en la iglesia Inmaculada Concepción de Devoto (Ciudad de Buenos Aires), con el nombre de Nuestra Señora de la Dulce Espera. Para la realización de esa imagen fue tomada como modelo una estatua de la Virgen embarazada que se encuentra en la iglesia de Santiago de Compostela en España. Como aquella imagen se entronizó un 15 de mayo, en Argentina se tomó esa fecha para celebrar esta advocación mariana.

sábado, 12 de diciembre de 2015

SAN JUAN DE MATA

Fiesta: 17 diciembre

 


Nació en Faucon, en la región de Provenza (actual sur de Francia), probablemente hacia el año 1153. Estudió en París y se ordenó sacerdote de manos del obispo de París, hacia el año 1193, tendría aproximadamente unos 40 años.
Cuenta la tradición de la Orden Trinitaria, que el día de su primera Eucaristía, en el momento de la consagración, san Juan de Mata tiene una visión, vio la majestad de Dios, a Cristo (Pantocrátor) sujetando a dos cautivos, uno negro y otro pálido, a manera de intercambio. Como en aquella época era algo común la compra y venta de esclavos, Juan comprendió que Dios le estaba pidiendo algo especial.
En 1194 Juan, en compañía de Felix de Valois y otros compañeros, fundó la Casa de la Santa Trinidad de Cerfroid. En ella los “hermanos de la Santa Trinidad” (Orden de los Trinitarios) llevarían una vida de oración y austeridad, para la redención de los cautivos.
La tradición señala que el mismo san Juan de Mata y otro compañero fueron ante el rey de Marruecos, con las cartas de recomendación del Papa, para realizar la primera redención en 1199, rescatando a unos cien cautivos cristianos.
San Juan de Mata, el fundador de los Trinitarios, falleció el día 17 de diciembre de 1213. En 1666, la Santa Sede reconoció el culto inmemorial tanto de san Juan de Mata como a su más grande colaborador, san Felix de Valois. La fiesta de san Juan de Mata antiguamente se celebraba el 8 de febrero, en la actualidad se celebra el 17 de diciembre junto a toda la Orden Trinitaria.

viernes, 4 de diciembre de 2015

NUESTRA SEÑORA DE LORETO

Fiesta: 10 de diciembre



La leyenda cuenta que en el año 1291, cuando los cruzados estaban perdiendo el control sobre Tierra Santa, los ángeles trasladaron la “Santa Casa” de la Virgen María, desde Nazaret hasta un poblado llamado Tersato (Dalmacia, Croacia).
Las primeras personas que vieron la casa encontraron dentro un altar, y sobre él una estatua de la Virgen María, hecha de madera de cedro, que tenía al niño Jesús en sus brazos. El niño Jesús tenía sus dos dedos de la mano derecha extendidos en acto de bendición y con su mano izquierda sostenía una esfera de oro representando al mundo.
Días más tarde la Virgen María se apareció a un sacerdote del lugar, que estaba enfermo, para sanarlo de su enfermedad y para anunciarle que esa casa era su casa de Nazaret. Cuando el sacerdote, ya sanado, lo comunicó a los pobladores del lugar comenzaron las peregrinaciones al lugar.
Tres años y cinco meses después, en la noche del 10 de diciembre de 1294, la casa desapareció de Tersato para no volver. Los ángeles la trasladaron nuevamente la Casa llevándola a Italia, donde cambió de lugar varias veces, hasta que finalmente se instaló en un monte de piedras cercano a la vía principal que llevaba a Recanati, cerca de la costa.  Luego, se construyó allí un gran santuario para proteger la Santa Casa.
La imagen de la Virgen lleva el nombre de Loreto por el primer lugar donde estuvo la Santa Casa en Italia, que se llamaba así porque estaba rodeado de un bosque de Laureles.  En la noche del 22 al 23 de Febrero de 1921 la Santa Casa se incendió, milagrosamente no sufrió ningún daño, pero la imagen de la Virgen sí, y se perdió completamente por las llamas. La imagen que se encuentra y se venera en la actualidad se mandó a esculpir después del incendio y se realizó en madera de cedro libanés. El color oscuro de la imagen es réplica de la estatua original de madera, que se había oscurecido con el hollín de las lámparas del aceite que se usó en la capilla durante siglos.
La imagen antigua fue coronada por el papa Pío VII, y la actual fue coronada por el papa Pío XI.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

PROFETA DANIEL EN EL FOSO DE LOS LEONES



«Entonces el rey mandó traer a Daniel y arrojarlo al foso de los leones. El rey tomó la palabra y dijo a Daniel: “Tu Dios, al que sirves con tanta constancia, te salvará”.  Luego trajeron una piedra y la pusieron sobre la abertura del foso; el rey la selló con su anillo y con el anillo de sus dignatarios, para que no se cambiara nada en lo concerniente a Daniel.
El rey se retiró a su palacio; ayunó toda la noche, no hizo venir a sus concubinas y se le fue el sueño.  Al amanecer, apenas despuntado el día, el rey se levantó y fue rápidamente al foso de los leones.  Cuando se acercó a él, llamó a Daniel con voz angustiosa. El rey tomó la palabra y dijo a Daniel: “Daniel, servidor del Dios viviente, ¿ha podido tu Dios, al que sirves con tanta constancia, salvarte de los leones?”.  Daniel dijo al rey: “¡Viva el rey eternamente! Mi Dios ha enviado a su Ángel y ha cerrado las fauces de los leones, y ellos no me han hecho ningún mal, porque yo he sido hallado inocente en su presencia; tampoco ante ti, rey, había cometido ningún mal”. El rey sintió una gran alegría a causa de Daniel, y ordenó que lo sacaran del foso. Daniel fue sacado del foso, y no se le encontró ni un rasguño, porque había confiado en su Dios.»

Daniel 6, 17-23