sábado, 7 de septiembre de 2013

SAN PEDRO CLAVER

Fiesta: 9 septiembre




 














Nació en Verdú, España, el 26 de Junio de 1580.
Pedro se graduó de la Universidad de Barcelona. A los 19 años decidió ser Jesuita e ingresó en Tarragona.
Animado por la visión de un amigo, con gran fe y el beneplácito de sus superiores se embarcó hacia la Nueva Granada en 1610 para evangelizar los territorios españoles en América. Estudió su teología en Santa Fe de Bogotá. Allí estuvo dos años, uno en Tunja y luego fue enviado a Cartagena, en lo que hoy es la costa de Colombia. En Cartagena se ordenó sacerdote el 20 de Marzo de 1616.
Al llegar a América, Pedro encontró la terrible injusticia de la esclavitud institucionalizada que había comenzado ya desde el segundo viaje de Colón el 12 de Enero de 1510, cuando el rey mandó a emplear negros como esclavos. Cartagena se había convertido en el principal centro del comercio de esclavos en el Nuevo Mundo. Mil esclavos desembarcaban cada mes. 
Pedro no podía cambiar el sistema. Pero si había mucho que se podía hacer con la gracia de Dios. No se limitó a quejarse de las injusticias o a lamentarse de los tiempos en que vivía. En Cartagena durante cuarenta años de intensa labor misionera se convirtió en apóstol de los esclavos negros.
Cada mes cuando se anunciaba la llegada del barco esclavista, el padre Claver salía a visitarlos llevándoles comida. Los negros llegaban en muy malas condiciones, víctimas de la brutalidad del trato, la mala alimentación, del sufrimiento y del miedo. Claver atendía a cada uno y los cuidaba con exquisita amabilidad. Así les hacia ver que él era su defensor y padre. Mientras los esclavos estaban retenidos en Cartagena en espera de ser comprados y llevados a diversos lugares, el padre Claver los instruía y los bautizaba.
Murió el 9 de Septiembre de 1654, en su vida llegó a catequizar y bautizar a más de 300.000 negros.

2 comentarios:

  1. es un gran ejemplo para todos a Dios roguemos tener un Corazon de esa magnitud y server verdaderamente como lo hizo pedro asi no hubiera tanta codicia y maldad en el mundo.

    ResponderEliminar