jueves, 5 de junio de 2014

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS























Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

La Iglesia dedica especialmente todo el mes de junio al Sagrado Corazón de Jesús, con la finalidad de que los católicos lo veneremos, lo honremos y lo imitemos especialmente en estos 30 días. Su fiesta principal se celebra siempre el viernes posterior al segundo domingo después de Pentecostés.
La devoción al Sagrado Corazón de Jesús es de origen medieval, ya que existen escritos muy antiguos que mencionan esta devoción, sin embargo, la fuerza de esta devoción en la Iglesia se dio por una serie de apariciones que recibió la religiosa Margarita María de Alacoque (ahora santa),en Francia, en 1673.
Jesús se le apareció en varias ocasiones para decirle lo mucho que amaba a todas las personas y lo mucho que le dolía a su Corazón que las personas se alejaran de Él por el pecado.
Durante estas visitas a su alma, Jesús le dio la misión de enseñarle a todos a quererlo más, a tenerle devoción, a rezar y, sobre todo, a tener un buen comportamiento para que su Corazón no sufra más. Además, Jesús le prometió a Margarita que si un apersona comulgaba los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos, recibiría muchas gracias divinas.

La Iglesia ha bendecido esta piadosa costumbre de los primeros viernes de mes, iniciada con las promesas de Jesucristo a santa Margarita María de Alacoque, indicando el espíritu de reparación y de conversión con que hay que vivirla.

Estas son las 12 gracias que Jesús prometió a los que comulguen los primeros viernes de mes durante 9 meses seguidos:

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado (casado(a), soltero(a), viudo(a) o consagrado(a) a Dios).
2. Pondré paz en sus familias.
3. Los consolaré en todas las aflicciones.
4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte.
5. Bendeciré abundantemente sus empresas.
6. Los pecadores hallarán misericordia.
7. Los tibios se harán fervorosos.
8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.
9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de Él.
12. La gracia de la penitencia final: es decir, no morirán en desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada