jueves, 23 de mayo de 2024

VIRGEN DEL ROSARIO de la ciudad de Rosario

Fiesta: 7 de octubre.





El origen de la actual ciudad de Rosario, Argentina, tuvo lugar a principios del siglo XVIII, alrededor de una capilla dedicada a Nuestra Señora del Rosario, ubicada junto al río Paraná en una zona conocida como el “Pago de los Arroyos”, en la provincia de Santa Fe. La primitiva imagen allí venerada fue sustituida en 1773 por una imagen realizada en Cádiz, comprada con la colaboración de los vecinos. Se trata de una imagen de vestir, de la santísima Virgen María del Rosario con el Niño Jesús en brazos.  Los rosarinos siempre han acudido a su intercesión obteniendo innumerables gracias. La Virgen, que fue testigo de la creación de la bandera nacional por Manuel Belgrano, es reconocida como fundadora y patrona de la ciudad. En 1941 Papa Pio XII autorizó que se coronara a la imagen de Ntra. Señora en su condición de “patrona”. El acto se cumplió durante una solemne ceremonia realizada en la hoy “plaza de la Coronación”, al lado del Monumento a la Bandera. El aura y la corona se confeccionaron con joyas que donaron las damas de la ciudad. Cuando S.S. Juan Pablo II visitó Rosario en 1987 celebró la Eucaristía ante la imagen histórica.



jueves, 16 de mayo de 2024

SAN IÑIGO ABAD

Fiesta: 1 de junio.





Patrono de Calatayud, España

Nació en Calatayud en los primeros años del siglo XI, de origen mozárabe. Recibió una educación conforme a las máximas del Evangelio. Se retiró a los Pirineos y abrazó la regla de San Benito, asumió el cargo de abad del Monasterio de San Juan de la Peña.

 

Después de ordenado sacerdote se escondió en las montañas de su tierra, en Tobed, para vivir como anacoreta. Sin embargo, al parecer fue descubierto por sus extraordinarias virtudes y sus milagros, donde atrajo a un gran número de gente que aprovechaba sus saludables instrucciones. El mismo Sancho III el Mayor de Navarra, cuando murió el primer abad del Monasterio de Oña, fue a buscarlo para que se convirtiera en abad del Monasterio, donde practicó todas las virtudes del más perfecto prelado, hasta su muerte el 1 de junio de 1068.

 

Fue consejero de Sancho III el Mayor de Pamplona y confesor de su hijo, el rey Don García Sánchez III de Pamplona, a quién atendió en sus últimos momentos al morir en la Batalla de Atapuerca.

 

Es autor de Observaciones singulares en la aritmética y Sistemas astrológicos sobre la natividad de algunos príncipes y de varias personas conocidas

 

En la hora de su muerte se llenó su celda de un resplandor celestial y se oyó una voz que decía: "Ven, alma dichosa, a gozar de la Bienaventuranza de tu Señor". A su funeral acudieron cristianos, judíos y moros con grandes muestras de sentimiento.

 

Fue canonizado por el Papa Alejandro IV en el año 1259.



jueves, 9 de mayo de 2024

MICAELA GRAU

 





Micaela Grau nació en Barcelona, España, el 25 de mayo de 1837. Siendo jovencita aceptó el matrimonio que le propusieron. El joven albañil Gabriel Grau le ofreció apellidos y protección. Micaela tenía veinte años. Tuvo un hijo, pero la muerte prematura de su esposo, cambió el rumbo de su vida.

Comenzó a trabajar en la casa del padre Ignacio Mateu, arcipreste de Villanueva y Geltrú, colaborando también en la catequesis parroquial. Por aquellos días tuvo lugar en su parroquia una visita pastoral del obispo. En las palabras del prelado, que urgían a la acción catequética, percibió su vocación: consagrarse a Dios iniciando en su Iglesia una nueva familia religiosa cuyo fin sea la enseñanza de la Doctrina Cristiana a los hombres de cualquier edad y condición social, señalando especialmente a los niños y a los pobres.

El 26 de noviembre de 1880 se estableció en Molins del Rey la primera comunidad de Hermanas de la Doctrina Cristiana con la autorización del obispo de Barcelona. Había nacido una nueva Congregación religiosa. La educación religiosa de niños y jóvenes y su preparación para formar hogares cristianos y la atención al enfermo y al necesitado eran las tareas que su celo apostólico reconoció como más apremiantes dentro de la labor evangelizadora de la Iglesia de su época. Y a esta tarea dedicaron su vida las jóvenes que se iban consagrando a Dios en el naciente Instituto.

El 2 de febrero de 1885, estableció la primera comunidad en tierras valencianas a petición del arcipreste de Carlet. Y fue en Carlet donde la madre dio la prueba suprema de amor y entrega. El cólera había causado graves daños en aquel lugar y Micaela ofreció su vida por sus hermanos, ayudó a todos los que necesitaban, enfermando ella también de cólera y perdiendo la vida a causa de esa enfermedad el 24 de junio de 1885.

Fue declarada Venerable en 1996.



martes, 23 de abril de 2024

NUESTRA SEÑORA DE JUQUILA

DIA DE SU CELEBRACIÓN: 8 de diciembre.





En 1552, el fraile dominicano Jordán de Santa Catalina llegó a Oaxaca, México, trayendo consigo de España una pequeña imagen tallada de la Virgen. El fraile tuvo a su servicio un joven nativo de Amialtepec. Cuando el joven regresó a su pueblo, el fraile le regaló esta imagen de solo 30 cm.

Por los años, la imagen de la Virgen se hizo un objeto de veneración para la gente de Amialtepec y los pueblos vecinos porque tenia fama de conceder las peticiones. La imagen se hizo tan popular que en el año 1633 el sacerdote de Juquila, don Jacinto Escudero le hizo que se trasladara de la casa rústica a una iglesia igual de rústica. Pero después hubo un incendio grande a causa de la quema de los bosques para preparar los campos para la siembra. El viento trajo el fuego al pueblo y todo fue destruido incluso la iglesia hecha de zacate y cañuela. Milagrosamente, la imagen de la Virgen sobrevivió con los vestidos y cabello intactos, sólo el rostro estaba ennegrecido y con algunas ampollas.

Los devotos chatinos intentaron retocarla, pero sin éxito. Entonces entendieron que ella deseaba tomar el color moreno de esta etnia.

Ahora la Virgen milagrosa trajo tanta fama y abundancia a Amialtepec que don Jacinto decidió llevarla a Juquila. Pero después de unos días desapareció de la iglesia y se encontró en Amialtepec de nuevo. La gente de Juquila dijo que fue un robo, la de Amialtepec dijo que fue milagro. Por segunda vez el sacerdote fue por la Virgen y volvió con ella a Juquila, y otra vez hubo el regreso milagroso a Amialtepec. Cuando este traslado ocurrió por tercera vez la Virgen se quedó en Amialtepec.

No fue hasta 1719, cuando el obispo firmó un edicto, que se trasladó definitivamente a Juquila de donde nunca más salió.


martes, 16 de abril de 2024

NUESTRA SEÑORA DE LLEDÓ (LIDÓN)

 La Santa Troballa





La tradición más antigua de la “troballa” de la imagen es de 1366. Según el cronista, aquel mismo año, mientras un labrador llamado Perot (Pedro) de Granyana araba con sus bueyes en la zona de Castellón, España, levantó una piedra junto a las raíces de un almez, bajo la cual apareció una pequeña imagen de piedra (llamada troballa). El labrador insistía en llevarse la imagen, que era la figura de una mujer orando, a la ciudad para mostrarla a las autoridades, pero cada vez que lo hacía, esta desaparecía, por lo que lo trataron de loco. Cuando por fin, ante la insistencia del agricultor, el Consejo de la Ciudad, le acompañó al punto donde encontró la figura, hallaron un milagro. Encontraron la figura rodeada de ángeles, por lo que, ante esta celestial aparición, decidieron edificar la ermita en ese mismo lugar. Según esta tradición, por haber sido encontrado bajo un almez, a partir de su fruto (almeza o, en valenciano, Lledó), a esta imagen se la conoce en valenciano con el nombre de “Mare de Déu del Lledó”. Tras el hallazgo de la imagen se construyó una capilla en el mismo lugar, que fue ampliada posteriormente y a través de los siglos, tras el auge de la devoción.

A partir del 1638, la troballa se coloca en una excavación abierta en el pecho de una figura mayor de la Virgen a modo de hornacina, asumiendo así desde este momento la condición de imagen-relicario. Esta imagen relicario tiene apenas 60 mm de altura y es de diseño simple. Con el motivo de la proclamación de la imagen como patrona de Castellón por parte del Papa Pío XI en 1922, la figura mayor de la Virgen comienza a vestirse con mantos bordados.

En la Guerra Civil, la imagen de la Virgen se dañó a causa de una caída desde su trono hasta el suelo. Perdió la cabeza y las manos, deformando y mutilando la forma de la imagen. A pesar de que, pasada la guerra, en 1940, consiguieron encontrarse pedazos de la figura entre los escombros, esta siguió quedando incompleta. Por este motivo se construyó un nueva imagen-relicario, sustituyendo así la destruida por la guerra. Esta nueva figura es la imagen de la Virgen María Inmaculada con las manos en posición de oración, cubierta con su característico manto y en su pecho la hornacina que contiene la trovalla. Esta es la que se conserva en la actualidad, encontrada en el Altar Mayor de la Basílica.

Fecha en que se la celebra: 4 de mayo.